En cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012 te avisamos de que esta página usa cookies. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. ¿El qué? Más info
>
EMO
NON·SEQUITUR
EXONÁUFRAGA
EMO
NON·SEQUITUR
NON·SEQUITUR
NON·SEQUITUR
PARABELLUM
Ya está.

Sólo quedan 24 horas de la campaña de Crowdfunding de Los muertos no pagan IVA, el segundo caso de la Detective Paranormal Verónica Guerra. Y luego os dejo de dar la vara, lo prometo. Hasta que anuncie la siguiente novela...
Por el momento mañana a las 11 empezaré un vídeo en directo en mi canal de youtube, respondiendo preguntas que hagáis vía twitter, facebook, instagram o discord.

Y como hemos llegado a 19000 (y subiendo!), cumpliré mi promesa y el libro de relatos incluirá uno exclusivo que recibiréis todos los mecenas, tanto en físico como en digital. Aunque he hecho un poco de trampa cuando he dicho que era un relato de Parabellum, espero que me perdonéis. Os dejo aquí el principio, para que vayáis abriendo boca:


Observé mi copa de vino, delicioso, caro. Lo paladeé. Pocas veces tenía una la oportunidad de aprovecharse de la cara y extensa bodega de Carlos Armesto. Conseguí refrenarme y no acabármela mientras me recordaba que había ido a esa fiesta en parte a trabajar. Levanté la mirada y me encontré la mirada reprobadora de mi mejor amiga mientras ella sujetaba una simple cerveza. Detrás de ella un par de fantasmas flotaron recelosos, rodeándola con miedo. Siempre había fantasmas alrededor suyo, ni siquiera me molesté en espantárselos.

Miré al resto de invitados. Hombres y mujeres de la alta sociedad, o al menos, altas finanzas. Gente pudiente y corriente. Futuros clientes. Entrecerré los ojos y conseguir filtrar los vivos de los muertos, al fin y al cabo yo ofrecía diferentes servicios a unos y a otros.

Saqué mis tarjetas de visita, dispuesta a repartirlas entre los invitados. En ella se leía con letra elegante y colores doradas mi nombre y mi profesión:

 «Doña Lola de María.

Médium»

Por desgracia, antes de empezar con mi sesión de marketing un fantasma abrió la puerta de una patada y comenzó a gritar. Dejé escapar un suspiro mientras guardaba de nuevo las tarjetas en mi bolso, apuré mi copa y me dispuse a trabajar.


EMO
NON·SEQUITUR