En cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012 te avisamos de que esta página usa cookies. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. ¿El qué? Más info

Autor

La vida es muy corta para dedicarla a algo que no te gusta. Aunque si no te gusta lo que haces, se te hace más larga y ya es todo muy complicado.

Hace diez años empecé a subir cómics a Internet, así como en broma y no he parado desde entonces. Poco a poco el tiempo que dedicaba a algo que para mí era un hobby fue creciendo hasta ocupar gran parte de mi vida y del trastero de mi casa. Al final, llegó un momento en que el hobby exigía que lo alimentase, junto con mi estómago, así que decidí lanzarme de cabeza a esto de contar historias de manera profesional.

Los primeros irresponsables en pagarme fueron la revista El Jueves, donde pude criticar durante años la publicidad con las páginas Anunciado en TV, junto con el gran Jose Luis Ágreda. Desgraciadamente un malvado rey de un país de fantasía nos expulsó, y tuvimos que crear Orgullo y Satisfacción, donde actualmente colaboro.

Mientras que ¡Eh, tío! crecía, empecé a meterme en otros berenjenales y creé junto a Laurielle el webcomic de fantasía y asesinatos El Vosque. Gracias a él descubrí que los cómics en Internet pueden dar dinero y logré vender más peluches de cerdílope que cómics creía que podía vender en mi vida.

Viendo que era un éxito rotundo esto de publicar cómics, me lancé cuesta abajo poniendo la cara de Ulises Lafuente delante para amortiguar el golpe, y creé también JusticeTv, un cómic de superhéroes y reality shows.

Y gracias a gente como vosotros, que compra lo que escribo, o que aporta dinero a mi Patreon para que saque más cómics, he logrado convertir mi afición en mi trabajo.

Cabrones...

Sergio