exoNáufraga

Atrapada en un planeta y un cuerpo que no son suyos.

El Lingotazo

Birreino de Hisperia. Donde la Inquisición cohabita con las criaturas mágicas, los galeones dejan paso a los poderosos barcos de vapor y los dirigibles ocupan el aire que hace siglos pertenecía a los desaparecidos dragones.

Ave, Vire

El Imperio Romano no solo no ha caído, si no que se ha levantado. Hostia y Antuán exploran una dimensión llena de romanos.

EMO4: El castillo del Conde de No Sé Qué

Los deberes para mañana: Recuperar un elemento mágico de un castillo que quiere acabar contigo

Los muertos no pagan IVA

Verónica Guerra necesita unas putas vacaciones. Pero no hay tregua para los detectives paranormales.

El elfo inhumano

La misión vital de Adan para vengarse de una diosa y aprender a barrer

Emo RPG

Un juego de rol sobre la adolescencia y los poderes mágicos.

Jaleo Real

Hadas usurpadoras, hadas usurpadas y otras hadas.

JusticeTV

¡Dispuestos a salvar el mundo en Prime Time!

NOPE: Train Hard

Policías en el futurista año 2017

EMO3: El examen de Ángela

Un descontrolado ente de magia tiene que aprobar un examen. ¿Qué no podría salir mal?

El dios asesinado en el servicio de caballeros

Nadie dijo que ser detective paranormal fuera un trabajo fácil. Pero tampoco tan difícil.

Arded, maderos, arded

La primera aventura de Coal como capitana de la Guardia Forestal

EMO 2: Místicos Acordes

¿Es necesario romper el tejido de la realidad para escaparte a ver un concierto? No. Pero es divertido

EMO1: La infraescuela

Una escuela de magia llena de vampiros, zombies, profesores y otros monstruos.

Sergio S. Morán

Amante de juntar palabras y formar frases enteras con ellas, el autor de El dios asesinado en el servicio de caballeros vuelve con un nuevo caso de la detective Parabellum.

Entre caso y caso, para que no se aburra, ha sacado varios cómics de Enseñanza Mágica Obligatoria e incluso un juego de rol en la misma ambientación. Ha colaborado en el cómic de El Vosque junto con su compañera Laurielle y sigue escribiendo más cosas porque si dejase de escribir más cosas le ocurrirían cosas.

O algo peor.