En cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012 te avisamos de que esta página usa cookies. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. ¿El qué? Más info
GOMINOLAS

Lorenza, Matamata y El Americano observaron el interior del armario, donde una gruta estrecha parecía llevar a un mundo de donde provenían alegres tintineos y olor a pastel recién hecho. Los tres mercenarios mantuvieron un profesional saludo, que solo la mujer rompía de vez en cuando con algún exabrupto malhablado.

Finalmente Matamata decidió que si su cerebro no iba a comprender del todo lo que estaba viendo, era mejor preguntar por las cosas que sí podría comprender.

- ¿Qué sabemos de... esto? - inquirió el exlegionario.

- Mecagonlaputa - aderezó Lorenza.

Leer Más
GOMINOLAS

Salvini fue el primero en llegar a la mansión y fue el primero de los tres mercenarios en ver el armario que hacía las veces de puerta a un mundo fantástico. El secretario de Don Ibáñez pudo observar lo que podría pasar por un gesto de genuina sorpresa, algo inaudito en el rostro de El Americano. El curriculum del hombre decía que éste había trabajado para la CIA estadounidense, para el antiguo DAS colombiano y para el CNI -aunque no aclaraba si el de México o el de España-. El mismo curriculum también decía que una de sus mejores habilidades era la manipulación y el engaño, así que bien podía ser todo mentira. Aún así, lo que nadie dudaba, era que Carlos Salvini tenía experiencia en todo tipo de territorios.

Sin embargo, lo que tenía en frente, era completamente nuevo. Y le fascinaba.

Leer Más
EMO
NON·SEQUITUR
EMO
NON·SEQUITUR
NON·SEQUITUR
NON·SEQUITUR
GOMINOLAS

Damián Corto, ventimuchos o treintaypocos, agente de la Guardia Civil, estaba nervioso. Tenía motivos más que de sobra para estarlo. Eran las cinco de la mañana y se encontraba calado hasta los huesos en una patrullera que navegaba las peliagudas aguas cantábricas en la oscuridad. El mar tenía el color del petróleo, pero no su densidad. La superficie era afilada y espumosa y el barco bailaba a la falta de compás de las olas.

Se aferró a su arma esperando que le aportase tranquilidad, pero la muy egoísta hizo lo contrario. Le recordaba que no era un paseo en barco, no era una patrulla normal, era una misión. Su primera misión. La primera en el mar. La primera en la noche. La primera en la que era esperable encontrar hostiles.

El Agente Damián cambió de postura. El chaleco antibalas, el cual esperaba que no tuviese que hacer las veces, además, de chaleco salvavidas, le apretaba. A la vez le venía grande. Miró al resto de agentes, más experimentados a la hora de disimular los nervios que él. Su sargento, cincuentaytantos, moreno, piel curtida, viendo la expresión del joven, le colocó la mano en el hombro de manera tranquilizadora.

Fue inútil. Había alguien más en el barco que intranquilizaba a Damián. No pudo evitar mirarlo. Su sargento le corrigió con la mirada.

- No está aquí. - le recordó su superior. Oficialmente en la patrullera no iba ningún civil armado. Y mucho menos él. Pero era difícil obviar su presencia.

La presencia le devolvió la mirada a través de sus gafas de sol, a pesar de que la noche aún cubría el mar. Damián sintió un escalofrío y optó por volver a mirar a la negra superficie del mar, mucho más misericorde.

El Americano, entre treinta y sesenta años, complexión normal, tez morena, camisa hawaiana, gafas de sol y un flotador de patito, volvió a otear en la oscuridad buscando su objetivo con una sonrisa en la cara. Los demás agentes se esforzaban por igual para evitar mirarlo. No estaba allí. Un civil, especialmente alguien como él, no podía participar en la misión. No estaba dándole órdenes al timonel sobre cuándo girar o qué dirección tomar. No podía ser cierto que le avisase al sargento de que estaban a punto de llegar a su objetivo. No oficialmente.

Leer Más
EMO