NOVEDADES

noticia

Enseñanza Mágica Casi Obligatoria

Sois amor.

Llevamos, en el momento de escribir esto:


El Patreon está en racha, y gracias a vosotros puedo cumplir mis sueños de pagar la cuota de autónomos e incluso más! No esperaba que funcionase tan bien, la verdad, pero creo que la próxima persona que diga que la gente no quiere pagar por contenido, se puede ir callando la boca o tenemos derecho constitucional a mearle dentro.

¿Y lo más divertido? Me estáis matando de la tensión. Quedan dos días para que acabe el mes, y tan sólo 40 dólares (50 cuando empecé a hacer el dibujo de arriba) para que EMO salga durante todo noviembre como mínimo.

Si necesitáis más incentivo para sacar el cómic, pensad en que yo a partir de mañana estaré en el Salón del Manga de Barcelona. Donde estaré vendiendo y firmando desde el jueves a primera hora hasta el domingo a última en el stand de El Vosque, en la zona de fanzines (habrá tomo nuevo, y cómics de ¡Eh, tío!). ¿Y por qué esto es un incentivo? Porque tengo páginas del sexteto y non sequitur preparadas, pero si finalmente EMO sale me vais a joder la vida y hacer que robe un escáner y folios para poder actualizar el martes a tiempo!

Pero os querré, más aún.

Y además, regalaré el dibujo que veis arriba al primer Patreon que se pase a saludar por el stand. ¡Estáis a tiempo!


2014-10-29 00:00:00
Parabellum

Aburrirse a tiros


El problema de ser detective son las películas de detectives. No las novelas, al menos no las actuales. Las putas películas. Cada vez que iba a trabajar, no podía evitar sentir la mirada de fascinación inmerecida que me lanzaba mi novio, mientras en su cabeza se editaba un montaje de películas con persecuciones, tiroteos y más explosiones de las que deben ser sanas para el oído.

Sin embargo, el trabajo de detective, mi trabajo, mi jornada laboral de ocho o hasta dieciséis horas podía resultar un completo aburrimiento. La mayor parte del tiempo me ganaba el pan esperando, vigilando, leyendo y si tenía ganas de emociones, rellenando la declaración trimestral de Hacienda.

Y si había llegado a esa conclusión, no por primera vez en mi vida si no por tercera vez en el mismo día, es porque llevaba cinco horas en el asiento de mi coche, esperando a que mi objetivo saliese por la puerta que llevaba ese mismo tiempo vigilando. Y mi cerebro y mi culo empezaban a quejarse al unísono.

Suspiré, y con un gesto mecánico volví a comprobar que la escopeta de caza que reposaba en el asiento del copiloto seguía cargada.

Un aburrimiento de trabajo, os digo.

Leer Más
2014-10-13 23:00:00
Más012146147148

Últimos Cómics

Últimos Juegos


Planes are exploding on the blackboard

Modo avión


Últimos Logros



Últimos Artículos



CtrlZ Cómics


Nariz Puntiaguda
Las Crónicas PSN

Contacta