En cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012 te avisamos de que esta página usa cookies. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. ¿El qué? Más info
MOVIDAS
noticia - Entrego mi carnet de bufón · 16/06/2014


Me voy de El Jueves.

Esa frase que parece tan sencilla, me ha llevado días escribirla.No sólo porque estuviera de vacaciones en un glaciar, en otro país y con una mano en la espalda. Si no por lo que significa.

Irme de El Jueves es una decisión que no acabo de entender. No sólo por renunciar al sueldo, no tengo familia ni hipoteca, lo tengo mil veces más fácil que la mayoría. No sólo porque deje el trabajo de mis sueños, una revista que admiro desde hace años, en la que me pagan por hacer chistes y faltar al respeto a la gente que primero nos lo falta a nosotros. No sólo porque creo que El Jueves seguirá dando caña, más ahora si cabe que nos han tocado los huevos sobremanera. 
No, creo que lo que más me jode de irme de El Jueves, lo único que me ha hecho dudar es la gente.

 Tanto colaboradores como la gente de la redacción. Profesionales y colegas con los que he tenido el PUTO honor de trabajar. Que me han enseñado, han sido pacientes, han sido amigos. Gente que sigue, que lucha contra todo con tal de que haya una nota discordante en la prensa escrita. Gente a la que admiro. Yo seguiré leyendo El Jueves. 

Pero no puedo trabajar para RBA. Odio lo que ocurre con la prensa a día de hoy. Televisiones, periódicos, y esas cosas de prensa tradicional. Cuando veo las noticias, me cabrea incluso más que éstas, el modo en que las cuentan. Como nos manipulan, nos llaman tontos a la cara. Y no quiero jugar a eso. Soy hijo de Internet, empecé a tener voz y opinión aquí, donde digo lo que quiero, y por el momento nadie me corta. Estoy malacostumbrado a la verdadera libertad de prensa. Por eso no puedo jugar con alguien que decide que tras una abdicación no es un buen momento para sacar al rey en portada. Y desgraciadamente, si no quiero trabajar para ellos, tengo que irme de El Jueves.

Y creedme que lo hago con lágrimas en los ojos. No sé si hago lo correcto, nadie lo puede saber. Así que sólo me queda hacer lo que me parece más honesto para mí.

Quizás también lo más estúpido que he hecho en mi vida. Pero si escuece es que está curando.



Un abrazo para todos y gracias por los ánimos. Yo seguiré dando por saco desde ¡Eh , tío! todo lo que pueda, pero aún sigo de viaje. En cuanto robe un escaner y un ordenador volveré con algo de bilis!